domingo, 13 de julio de 2008

Air



Sin ser conscientes en ese instante, ambos decidieron, en secreto, que su historia comenzaria cuando la azafata les vio sentados el uno junto al otro y les ofrecio la bebida confundiendoles con una pareja.
Tras esa confusion tan facilmente encajada, ellos se miran, se reconocen en los ojos.
Despues de una animada charla, acuestan sus cabezas en el asiento, fingiendo un espacio independiente, aislado, que no existe. Siempre disimulando, deciden dormir al mismo tiempo, insinuando el cansancio propio de un viaje tan largo, siempre con un ojo abierto, que coincide con los parpados del otro, apagados. Y nunca coinciden sus pupilas, aunque entre segundo y segundo, se buscan.
Mientras su historia sigue en proceso de creacion, sus cabezas terminan por acercarse, lentamente, rozandose debilmente. Y el le respira a ella, y ella le respira a el.
Siempre en silencio... para no levantar sospechas...

No hablan el mismo idioma, pero parecen entenderse a la perfeccion...

5 comentarios:

Luz de Gas dijo...

Ojala sea el comienzo de una bella historia de amor

arcoiris dijo...

El mejor idioma son los gestos...acabo de ver las fotos que has subido, que pasada!Disfruta al máximo!Tenemos que mirar billetes a donde sea yaaaa.besitos corazón

Losselith dijo...

me siento repetitiva pero es que me gustan mucho todos tus textos :)


y q envidia de fotos de la playa!

besos

silvia dijo...

Es la primera vez que me paso por aquí... Me ha encantado esta entrada en particular!!

Un beso!

Captâre dijo...

Que sutil la narración ele, muy elegante. Me mola saber de ti a través de los textos.

Un beso. Sabes que me acuerdo de ti mucho tronka...