lunes, 15 de junio de 2009

Tengo ochenta y cinco años de instantes.
Me gustaría decir que los he vivido todos.
Pero no es así.
En total, sumaré unos veinte años.
Creo que tú estás en todos.
Y me parecen pocos, ahora.
Cómo duele, que tarde, sea ahora.

Si mañana sigo aquí, te diré algo más.
Quizás te mienta y tú,
pienses en la verdad
que yo no supe contarte.
Pero sólo quizás.

Te pido una última cosa.
Si me das un beso antes de irte
que sea uno de verdad,
que sume instantes,
que me siento vieja
con veinte años.

3 comentarios:

Carlos dijo...

Cinéfila, melómana y poeta en los ratos libres...

Mucha suerte con los exámenes. Tú puedes.

Mucha "mierda" ;)

Sara. dijo...

-"Wendy, ¿porqué tenemos que crecer?
- Mira, Peter, los adultos organizan el mundo en el que los niños y los piratas juegan. Debemos agradecerles y compadecerlos.
Pobres, torpes...atrapados por el decoro, por la humillación ante las autoridades y atormentados por los sentimientos (...)
- Sabes, Wendy, cuando el primer niño rió por primera vez su risa se rompió en mil pedazos que saltaron por los aires en todas direcciones, y así fue como aparecieron las hadas y hay una para cada niño.
Pero hoy en día los niños saben tantas cosas, y quieren saber más y crecer...y dejan de creer en las hadas, y cada vez que un niño dice que no cree en las hadas una cae muerta en algún sitio
¿Sabes que creo, Wendy? que los niños nunca deberían ir a la cama porque cuando despiertan son un día más mayores"

Si viene a buscarte, no enciendas la luz...

TORO SALVAJE dijo...

Escribes como si tuvieras dos mil, y no es así.
Eso es un privilegio.
Que te bese.

Besos.