miércoles, 9 de septiembre de 2009

Así me dejas,
mirando un silencio
vacio y hermético,
con la lengua enredada,
absorta en lo absurdo
de una tierra donde

nadie
regala
nada

por nada,

donde existen guerras mudas
y niños iraníes
sin rostro ni padres,
y mujeres descalzas con mordazas en la boca
por tener boca.

Así me dejas,
abrigándome en tu olfato,
recogiendo palabras
de rincones sabios
que te vieron
hablar por última vez.

3 comentarios:

Ankara dijo...

Un placer volver a leerte, hacía tiempo :)

Un saludín

Altan dijo...

nadie
regala
nada

por nada

......... mejor matizado que si lo hubieras dicho en voz alta!!!!!!!

Saludooos

Pez Susurro dijo...

no me queda piel después de leerte...


me gusta
me gustas