sábado, 13 de septiembre de 2008

Isla


Aquel paisaje era alucinante...el restaurante estaba arriba en la montaña, en una de estas islas en las que tienes que parar y paras. Bajas del barco y al poner un pie en tierra todo continúa en movimiento. Eres parte del mar. Y desde ahí arriba lo observas, respirándole, sabiendo que está en tus pies, en tus manos, en tu cabeza. Intentamos sacar varias tomas. Había problemas con el vaivén de los barcos, la foto saldría desenfocada, movida. Necesitábamos mas tiempo de exposición para permitir que aquella luna gigante atravesara el objetivo, impregnara la imagen de luz. Este es el resultado.

5 comentarios:

Luz de Gas dijo...

Preciosa

Losselith dijo...

una auténtica preciosidad

=)

Alatriste dijo...

La foto es alucinante.
Es un pedazo de calma entre tanto caos. Me vino bien verla. Me imaginé bañándome en ese mar.
Un beso muy grande.

Un estertor dijo...

A cambio de la ubicación de tal fotografiado lugar, ofrezco las coordenadas de mi Nueva Caledonia vital.

Un estertor dijo...

No.
Y no.
Nueva Caledonia, de continuar así, dejará de ser un lugar para mí.
Qué presión se nota...