martes, 30 de septiembre de 2008

Alba llevaba tiempo sin saber de su padre. En realidad, nunca había llegado a conocerle. Todo lo que contaba sobre él lo había elaborado previamente en su cabeza. Ahí existían los castillos de arena en la playa, los paseos por el parque, los cuentos nocturnos, la manta que le arropaba mientras dormía, las enormes manos que le acariciaban. Todas aquellas historias de alguna manera llenaban ese vacío en su pecho. Alba no sufría, simplemente amaba enredarse en cuentos ficticios, moldearlos a su antojo e imaginarse lugares que le hacían feliz. Sin embargo, sabía que el nudo entre su ombligo y la espalda era real. Los golpes en el pecho le acechaban cada vez que veía un hombre detrás de un periódico, con el cabello rizado y moreno como el suyo, unos ojos verdes que pudieran resultarle familiares. Una tarde de otoño, algo cambió el curso normal de la historia cuando, al verle entrar en la cafetería, decidió sentarse al lado de aquel hombre de abrigo gris…

5 comentarios:

Luchida dijo...

:O Dime que esta historia sigue!!! Ya me he enganchado con a penas leer un párrafo... Volveré :P
Un beso.

Luz de Gas dijo...

Por lo menos lo encontró un día.

My dijo...

historias frágiles.. tejidas con palabras suaves y delicadas.

me deshaces el alma.

un beso guapa.

Enredada dijo...

Hola...
estoy conociendo tu blog.
Me parece bello, interesante, profundo...
estoy volviendo de mi viaje, espero que nos visitemos seguido...
un gran beso

Another Lovely Rainy Day of November... dijo...

Espero que tenga una continuación. No nos puedes dejar así...