jueves, 12 de enero de 2012

Las Pistoleras



Yo no sabía que una pistola y un sombrero me iban a devolver a los juegos de la guardería. Sí, lo pasamos muy bien. Luego despertamos y estábamos metidos en una furgoneta, y volvimos a ser adultos. No tan divertido.