miércoles, 21 de octubre de 2009

Sin nombre

La persona se diluye
se extingue
y sólo quedan adjetivos
que nos definen
y separan

Me pregunto, entonces:
quién decide el valor
de una palabra

Conocí una persona, decía
"Yo no soy crítico,
soy poeta"

Parecía que se elevaba más arriba del cielo
y después del cielo, mucho más
parecía sentirse mundo hombre historia
al pronunciar con la boca
la inmensa palabra:
poeta.

Y yo sin entender
todavía,
dónde está la línea que nos discrimina
sin saber
qué es poesía
dónde se coloca ésta coma éste verso ésta palabra dónde
el final de nosotros

Y me dice, no
ésto, no es poesía,
y tú,
nunca escribirás
poesía

aunque escribas
sangrando,
gritando o muriendo
tu propio centro

5 comentarios:

ACCIONISTA MINORITARIO dijo...

Pasábamos por aquí y nos hemos encontrado este POEMA:

Nos parece muy hermoso y sencillo, pero además tiene muchísima fuerza.

Increíble... enhorabuena, gracias... bravo, más, más!!!

Atenta-mente,

Los Caballeros Templados

Ankara dijo...

Y al final sólo somos el conjunto de lo que nos describe y, como tú dices, la persona se diluye.

Y qué quieres que te diga, yo discrepo con el crítico. Esto es poesía! vaya que sí! :)

Dana Andrews dijo...

Desgarrador texto y... poético. Me ha gustado. Sigo sin saber qué es poesía. Bueno, Bécquer dio una buena respuesta...

chincheta dijo...

muy bueno.

sí señor!

aunque nos lancen huesos a la cara.

TORO SALVAJE dijo...

No se puede "ser" poeta.
Se nace poeta.
Aunque jamás escribas un poema.
Lo otro, el "ser" poeta es una etiqueta de quita y pon.

Saludos.